Martes 21 de Noviembre del 2017
Dólar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}

el plan del Estado argentino para socorrer a los refugiados

Publicado en El mundo
Viernes, 04 Septiembre 2015 13:58
Valora este artículo
(0 votos)
Visto 209 veces

El Programa Siria, articulado por la Dirección Nacional de Migraciones, dependiente del Ministerio del Interior, establece que recibirá a "personas de nacionalidad siria y a sus familiares -independientemente de su nacionalidad-, y a aquellas personas de nacionalidad palestina, residentes habituales o que hubiesen residido en Siria y recibido asistencia de parte de la Agencia de la ONU “Unrwa”".

Este plan facilita el ingreso mediante ciertas disposiciones, como limitar la acción de Cancillería y permitir que las solicitudes de visa se realicen en los consulados; y eliminar los pedidos de contratos de trabajo, el pago de apostillado y la intervención de un escribano. Lo único que se solicita es un certificado de antecedentes penales del país de origen, para evitar que arriben personas que hayan tomado parte en el conflicto.

La iniciativa es acompañada y apoyada por diversas organizaciones de la comunidad sirio-libanesa (Centro Cultural Islámico de la Argentina, la Confederación de Entidades Argentino-Árabes y la Iglesia Ortodoxa San Jorge, entre otros).

Este programa se encuentra vigente hasta el 21 de octubre de 2014. Las personas que resulten beneficiadas obtendrán una visa de ingreso al país, que les permitirá gozar de una residencia temporaria por dos años, prorrogable por un año más. Esta residencia habilita a la obtención de un DNI como residente temporario. Al cumplir los tres años de residencia en el país, las personas ingresadas pueden solicitar su residencia permanente.

¿Cómo iniciar el trámite?

El trámite se inicia solicitando un Permiso de Ingreso ante la Dirección Nacional de Migraciones, que al concederlo habilita a gestionar la visa de ingreso desde cualquiera de los países lindantes o afectados por el conflicto: Arabia Saudita, Egipto, Jordania, Líbano, Turquía e Irak y los países del Golfo Pérsico.

¿Quién puede iniciar el trámite?

El llamante, ante la Dirección Nacional de Migraciones. Dicho llamante o requirente puede ser toda persona que acredite vínculos de parentesco o afectividad con la persona a ingresar.

 

¿Qué debe presentar?

• Carta de invitación con carácter de Declaración Jurada, con fundamento en su vínculo de parentesco familiar o de afectividad con los beneficiarios, y asumiendo el compromiso de asistir a los beneficiarios acompañando el proceso de integración.

• Vínculo de parentesco familiar: abarcará al cónyuge o la persona con la cual la personas se halle ligada en razón de afectividad y de convivencia, y los vínculos de consanguinidad, incluyendo a ascendientes y descendientes y colaterales hasta el cuarto grado, e independientemente de la edad.

• Vínculo de afectividad: alcanza a toda relación de conocimiento personal pre-existente por cualquier motivo lícito, razonable y justificable (familiar, social, estudio, trabajo, etc.). La evaluación queda a consideración de la autoridad migratoria y no dará lugar a ulteriores reclamos.

• Acreditar identidad con documento vigente (DNI), del cual surja su nacionalidad argentina o su calidad de residente permanente y acreditar domicilio real y constituir uno especial.

COMPARTIR