Martes 21 de Noviembre del 2017
Dólar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}

Los terrenos en El Calafate en la mira y la complicidad del Juzgado Federal de Río Gallegos

Publicado en Política y Economía
Martes, 28 Junio 2016 15:53
Valora este artículo
(0 votos)
Visto 227 veces

ada es casual, para que exista corrupción debe existir complicidad de la justicia. La denuncia por los terrenos mal vendidos en El Calafate, donde el ex Intendente Néstor Méndez fue el artífice del regalo de la tierra fiscal a los Kirchner, amigos y favorecedores, cayó en el Juzgado Federal de Río Gallegos, donde durmió el sueño de los justos. ¿Qué pasó?. Se hizo realidad nuestro vaticinio: la complicidad judicial de la jueza Askenazi Vera, pero antes que ella, el kirchnerismo ya tenía cooptado este juzgado Federal.

La Jueza Federal la Dra Andrea Belinda Askenazi Vera junto a Javier Leal Ibarra - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

El diario Clarín publica hoy que se reabre la causa por la venta de terrenos en El Calafate, cuando Néstor Méndez, ex intendente de la localidad, regaló por $ 7.50 a la familia Kirchner, funcionarios provinciales, nacionales y amigos del grupo político que por esos años gobernaba Santa Cruz y luego el Estado nacional, algo que OPI denunciaba ya en el año 2007.

La información hace hincapié en la responsabilidad que tuvo en el ocultamiento de información y pisado de las causas, la abogada y ex jueza federal subrogante Andrea Askenazi Vera, quien como OPI lo informó profusamente cuando fue colocada allí en el 2013, era para tratar de encubrir los allanamientos que por esos momentos se producían en las ”bóvedas” de Lázaro Báez, que la misma jueza “corroboró” que eran vinotecas.

A través de la investigación realizada por el camarista de Comodoro Rivadavia Javier Leal de Ibarra, cuya llegada a Río Gallegos para realizar una auditoría fue informada por esta Agencia en el mes de marzo de este año, se ha llegado a la conclusión que en el Juzgado local hubo complicidad política y ocultamiento en las causas del poder.

El Camarista decidió, ahora, iniciarle sumario a Askenazi Vera, quien de acuerdo a la información de Clarín ordenaba a los empleados del juzgado de Río Gallegos que las “causas políticas” tenían que ser entregadas a ella personalmente, quien las identificaba con las siglas “AVAD” y luego eran guardadas con el rótulo “Expediente pasado a secreto” (¿?).

La reapertura de la investigación por la venta de tierras fiscales en El Calafate, permitiría saber cómo, por qué y para qué Néstor krichner compró dos hectáreas a USD 50.000 y las vendió posteriormente en más de USD 2.000.000 a un grupo chileno. Pero también la investigación se extenderá a todos aquellos que en ese momento compraron tierras a precio vil.

Sin embargo, queremos aclarar algo que por ahí pasa desapercibido para el lector por el fárrago de la información: las denuncias concretas comenzaron en febrero del 2008 por parte del abogado Álvaro de Lamadrid y durmieron o fueron “pisadas” convenientemente por la orden política de Néstor Kirchner. Ahora bien, en aquel momento y hasta 2013, en que se produjo el relevo por Azquenazi Vera en el Juzgado Federal, estaba al frente la Dra Cecilia Álvarez y sería bueno saber qué hizo esta abogada en algo más de cinco años que estuvo a su cargo, para avanzar sobre el esclarecimiento de este verdadero fraude cometido en perjuicio de los bienes públicos?.

Resumiendo: la responsabilidad de Askenazi Vera es más que probada y OPI lo señaló el mismo día de la asunción de la abogada, que sin ningún tipo de referencia ni méritos, fue puesta allí con el fin de encubrir al poder. Sin embargo, en toda esta investigación está faltando la responsabilidad que anteriormente tuvo la Dra Cecilia Álvarez, alguien que tuvo en sus manos (además) una causa Federal iniciada por OPI hace muchos años por amenazas, persecuciones, plagio y difamación y que la misma Jueza Federal de ese momento retardó hasta niveles extremos, cuando todas las pruebas que aportábamos, llevaban a investigar al círculo más íntimo de Lázaro Báez.

Por lo tanto, creemos que los esfuerzos de la Cámara de Comodoro Rivadavia es loable y seguramente, ayudará a desmantelar el clientelismo político y judicial que hubo desde hace muchos años en el juzgado Federal de esta ciudad; pero es necesario – en el mismo sentido – que los camaristas chubutenses pongan sus ojos en todo el contexto de este Juzgado, investigue cuáles fueron los motivos para el apartamiento del juez natural Gerardo Caamaño y en qué marco llegó Cecilia Álvarez y si fue o no respaldada por el kirchnerismo y asimismo, por qué luego fue removida en el 2013 para poner allí a Askenazi Vera.

Lo decimos ahora, pero lo hemos dicho en varias oportunidades, en la justicia federal de esta ciudad hace falta una revisión a fondo de todo lo actuado, de sus actores y el cambio radical de sus funcionarios y funcionamiento. La complicidad kirchnerista no es solo privativa de la justicia provincial y hay que poner profundamente la mirada en los estrados federales donde se aplacaban los ánimos investigativos de quienes rozaban el poder, como fue el caso paradigmático de la tragedia de Río Turbio, donde murieron 14 mineros y nunca hubo justicia. Fuente: (Agencia OPI Santa Cruz)

 

COMPARTIR